Crítica de cine – La ciudad de los niños perdidos

Volví a ver “La ciudad de los niños perdidos”

Antes de su genial obra “Amelie” el director francés Jean-Pierre Jeunet creó uno de los trabajos cinematográficos más interesantes de la filmografía contemporánea, un relato retorcido sobre la búsqueda de la inocencia.

Vemos en esta cinta una belleza muy particular que se refuerza con una estética atrevida pero sublime que acompaña una de las narrativas más vistosas que se han contado en cuanto al uso adecuado de la puesta en escena y las imágenes.

Es muy interesante que con una premisa de cuento infantil podemos iniciar un viaje de la mano de personajes complejos, cargados de emociones, pero con el alma atormentada por el propio peso de sus aventuras.

Es un riquísimo poema que uno devora de forma desaforada a la espera del siguiente bocado, todo es tenebroso pero bello, terrorífico pero lleno de luz. Es una obra como pocas, que puede tener momentos que nos amarran a la silla y sin embargo podemos sentir la paz de que todo va a estar bien, pues los personajes son valientes e ingeniosos.

La historia es lo que más me interesa, es una mezcla de la clásica estructura de anime, es decir, la estructura de cuatro actos, donde, cuando uno piensa que el final ha llegado, da un giro inesperado que te remonta otra vez en una montaña rusa de emociones, pero, mantiene esa norma de oriente de la historia contada para llevarnos a un climax antes de su final.

Es difícil hablar de una buena película sin contar su historia, desquebrajar los pormenores de los acontecimientos, pero, no me agrada la idea de arruinar el encuentro elemental de esta obra con quien por primera vez la mira.

Solo mencionaré, en resumen, que este es un relato de un par de héroes poco convencionales que entrelazan sus vidas y la llenan de amor y lucha, donde hay pulgas, donde hay ciclopes, donde hay niños glotones, donde hay clones, donde hay un cerebro que flota dentro de un contenedor con líquido, donde Ron Pearlman hace un papel tierno pero fuerte. Es un viaje por los lugares más maravillosos, donde pudo ser una versión moderna de Alicia en el país de las maravillas, pero con la inocencia de quien mira un relato lleno de giros tan sorprendentes como únicos.

La ciudad de los niños perdidos juega con los miedos de nosotros cuando aun no teníamos noción propia de lo que era el terror, cuando éramos niños, pero, que ahora de adultos, vemos esos mundos con suspicacia y hasta cierta nostalgia. Es sin duda una de las obras más interesantes del cine francés, y ojala la puedan ver.

 

Trailer

Película completa subtitulada

 

Entradas recientes

Categorías

Lo ultimo de nuestro canal

Crítica de cine – La ciudad de los niños perdidos

0